Aquí estamos...

Para compartir, para poder expresarnos en medio del silencio...
Para poder iluminar la noche más oscura...
Para que la canción de libertad siga siendo entonada...
Para que bien apretados unos contra otros dejemos siempre un espacio para los demás...
Porque aquí todos cabemos, sé bienvenido...
Porque también hay fuego para ti, hay lumbre para todos...
Porque aquí incluso el frío se comparte, se calienta, se abraza y se vuelve ternura...
Porque aquí se puede simplemente ser tú mismo y a nadie importa nada sino en tratar que quepas...
Sé bienvenido... ahora.
Sé bienvenido siempre...

Se trata de que elijas

Cómo te habrás podido dar cuenta, se oyen demasiadas músicas. Para evitarlo, detén una de las dos: o el reproductor de música con algunas canciones que me gustan y que espero que te gusten. O detén la radio "Super Q" que también me gusta. ¿Qué raro no?

Sevilla Homenaje

La guagua

Cuba

miércoles, 11 de junio de 2008

Cuba de Nuevo...

Que Cuba está cambiando es un hecho, lo que no me queda suficientemente claro es para dónde cambia, en los últimos tiempos, que no son tan últimos, vamos de bandazos por la vida entre la izquierda y la derecha, el frente y la espalda, y esa dulce medianía, que en algunos casos es ideal, pero no en el caso Cuba. La “dulce medianía” de Cuba es inercia y se paga caro. Demasiado caro, si tenemos en cuenta que no somos nosotros los que la pagamos, (nosotros los que nos dedicamos a escribir sobre Cuba, a especular sobre su futuro, a soñar con el pasado. Tampoco la pagan los que desde las más altas cumbres de este mundo nuestro se sienten dueños de los destinos. Ni la pagan los socialistas de todo el orbe que hablan de socialismo tal y como se puede leer en cualquier folleto). La pagan los que viven el día a día en nuestra tierra, los que ya no saben lo que es marxismo, capitalismo, socialismo. Los que ya no se acuerdan de Marx porque fue un sueño demasiado caro y empalagoso, soporífero de verano y el verano queda demasiado lejos. Los pagan ellos.

Ahora el gobierno nos sorprende de nuevo, se acabaron las viejas igualdades de “a cada uno según su necesidad”, porque al fin y al cabo demostrado quedó que nunca fuimos iguales, para pasar a otro modo de entender las cosas: “a cada uno según produzca”, en fin, qué será mejor, no lo sé. Tal vez ya alguno de los que me leen estará pensando: “No si por protestar se protesta por todo”, y a lo mejor tiene razón, pero no salgo a brindar todavía por el cambio de Cuba. Ni me espero demasiados cambios, hablo de cambios de verdad, más allá de toda ideología. Al menos más allá de este último cambio que de comunismo no sé yo ya qué le queda. Eso sí, no dejo de asombrarme con la última noticia de los medios:

El trabajador ganará lo que sea capaz de producir", adelantó el viceministro de Trabajo, Carlos Mateu. "Por lo general ha existido una tendencia a que todo el mundo reciba lo mismo, y ese igualitarismo no es conveniente", añadió. "Este sistema de pago debe verse como una herramienta que ayude a obtener mejores resultados productivos y de servicios", dijo Granma. El mecanismo ya es aplicado en algunas empresas administradas por las Fuerzas Armadas que Raúl Castro lideró hasta su designación.

Pues no sé cómo ve las cosas el tal Mateu, ni en qué parte de la Isla vive, ni si sabe él de igualdad, o si alguna vez leyó el Capital. Pero si es para mejora del pueblo de a pie: Hágase. Eso sí, no me pidan que aplauda todavía, no todavía. Hemos aplaudido mucho y después las manos se nos han quedado acalambradas durante mucho tiempo, como triste y permanente recuerdo de lo que no debimos hacer un día.

Si hay que aplaudir, apláudase, yo no.

No hay comentarios.: